Zelda-breath-of-wild

E3 Zelda: Breath of the Wild

Con el E3 y la muestra de Zelda por parte de Nintendo, todos los fans de la serie nos llevamos una sorpresa por el cambio total que Breath of the Wild presenta en contraste con el último juego 3D Skyward Sword. A muchos fans les encanta la dirección que tomó el juego, pero otros no parecen muy contentos al respecto.

El nacimiento de Zelda como un juego 3D empieza con el famoso Ocarina of Time, un juego que muchos aman y los críticos siguen aclamando sus méritos a pesar de tener ya casi 2 décadas de haber salido. Desde entonces sus propios creadores y otros, intentan atrapar la misma esencia de lo que lo hace tan increíble, y a pesar de que lo han logrado en ciertas ocasiones, nunca nada ha tenido el mismo impacto en este tipo de juegos (calabozos con acertijos en una aventura 3D).



zelda-ocarina
Link en Ocarina of Time, por viejo que se vea, no puedes dejar de quererlo.

Esto no quiere decir que los otros juegos de Zelda no sean buenos, quiere decir que ninguno de ellos ha tenido el mismo impacto. ¿Pero por qué? Bueno, intentaremos entrar en lo profundo del mundo de Zelda para averiguar qué le dio la magia a Ocarina of Time.

Cuando este juego salió, la nueva moda era pasar del 2D al 3D, de aventuras donde lo que controlabas era un dibujo de pixeles, a un modelo renderizado a tiempo real en computadora. Muchos lo intentaron, pero no todos lograron hacer una transición memorable.

Entre los que si pudieron se encuentra Mario 64, Metal Gear Solid, Warcraft 3, entre otros, pero Zelda, aprendiendo de los otros logros de Nintendo, logró mejorar la fórmula y brillar entre un océano de juegos que intentaron y fallaron en hacer lo mismo. Las gráficas eran muy buenas, las demostraciones narraban una historia envolvente, la ambientación de cada pantalla era algo nunca antes visto, la música amarraba todo de forma magnífica, y por todo esto y más es considerado un clásico con justa razón. A pesar de todo es siempre un juego con fallas, pero es imposible ser perfecto, y olvidarse de estas fallas es fácil gracias a la increíble cantidad de cosas buenas que nos ofrece.

link-despertando
Link despertándose de la misteriosa cámara que se encuentra al inicio del juego.

Pero desde entonces ¿por qué es que no han logrado crear algo tan reverenciado como Ocarina of Time? Bueno, la respuesta es simple, Ocarina of Time fue el juego perfecto porque emergió en el momento correcto. Desde entonces los jugadores hemos crecido y madurado, lo que nos permite ver todo con ojos más críticos, mientras esos ojos no los usemos para ver cosas que están atrapadas por la nostalgia.

A pesar de haber subido tanto la expectativa de la calidad de esos juegos, Nintendo ha encontrado escusas nuevas para atraernos, y la serie no se queda estancada en un fantasma del pasado. Con solo ver Breath of the Wild podemos apreciar cómo algunas cosas siguen siendo las mismas, mientras otras nos hacen tomar este juego como algo totalmente diferente y mantenernos al margen de nuestras sillas esperando que más inventarán y con qué nos sorprenderán esta vez. Con un mundo tan grande, como los creadores dicen que tendrá el nuevo Zelda, los fanáticos no pueden evitar preocuparse por la cantidad de contenido que pueda presentar, ya que muchos de ellos no desean solo correr por grandes zonas verdes sin nada que hacer hasta llegar a su objetivo.

Otra preocupación es que tan intrusiva será la historia o el ayudante, pero parece que de eso no tendremos que inquietarnos. Preguntas como “¿qué tan molesto va a ser tener que cambiar constantemente de arma?”, “¿habrá armas indestructibles?” y “¿podremos aumentar la vida de Link permanentemente como siempre ha sido?” se escuchan constantemente, pero esto se mantiene como una especulación, y hasta que no tengamos el juego en nuestras manos no podremos saber el resultado final.

link-breath-wild
Una de las nuevas mecánicas introducidas en Breath of the Wild, esperemos que no sea evitada por consumo de escudos.
The following two tabs change content below.

Giovanni Zolla

Latest posts by Giovanni Zolla (see all)


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *